martes, 28 de abril de 2009

¿Que tono eres?


Con todos los acontecimientos en nuestro país he escuchado una cantidad de puntos de vista que van desde las más "descreídas" hasta las más apocalípticas.

Las reacciones ante lo desconocido siempre serán sorprendentes. Debo confesar que al principio de todo este asunto no sabia muy bien como reaccionar. La primera impresión fue de incredulidad (Esto no puede estar pasando!!!), luego una bastante dosis de miedo (cosa que me parece normal, sobre todo ante lo desconocido, ante la incertidumbre) y más tarde creo que encontré el punto medio, prevenir pero no sucumbir al pánico ("Más vale prevenir que lamentar"), así que me informé ("El que tiene la información tiene el poder"), he tomado mis precauciones y eso es todo lo que puedo hacer en relación a cosas físicas y materiales. Lo otro que puedo hacer es llenarme de energía positiva, pensar que todo va a salir bien y quitarme de encima la negatividad. Eso, por un lado, baja las defensas y, por el otro, llama más cosas negativas.

Ser extremistas no lleva a nada bueno. Lo que me recuerda a una frase que me dijo una vez una amiga "Así como hay blanco y negro, en medio hay una gran gama de tonalidades grises", frase que me parece totalmente gráfica y acertada. Yo ya encontré mi tonalidad de gris. ¿Y tu?

domingo, 19 de abril de 2009

Ausencia


Recientemente una amiga perdió a una tía suya muy querida, otra amiga a un tío, un amigo a su hermana y un primo político a su papá.

En situaciones como esta no hay palabras que puedan hacer sentir mejor, eso solo el tiempo lo da.

Hace algunos ayeres, estuve en un grupo musical y había canciones originales que me gustaban mucho porque todas te dejaban algo.

Por eso quiero compartir la letra de la que habla sobre la pérdida (si algún día descubro que puedo subir el archivo de audio para que lo oigan, lo haré).

Ausencia

Cuando un amigo se va

se queda el sol
que brinda el calor de su amistad.


Cuando un amigo se va

se inquieta el mar

al no tener la barca
que al navegar

no deje surco al pasar.

Letra y música: A. G. Nieto



Espero que, aunque cortita, les de un poco de consuelo. Los quiero.
video

¡Qué día!


Te encuentras en la depre, buscas a tus amigos y todos estan ocupados. Para no sentirte peor buscas que hacer. Te conectas al Internet para pasar el rato. ¡Oh, bendición! se conecta tu mejor amiga. Le haces la plática sin mencionar para nada que estas super depirmida. Ella te sigue la plática sin mencionar para nada que está molesta contigo. De pronto algo orpime el gatillo y ¡bum! explota la bomba. Te dice que está molesta por algo que dijiste, para colmo, el día de su cumpleaños y tu... te desmoronas como un pan. No sabes que decir y mejor te despides, no sin antes decirle que te duele hasta el tuetano haberle hecho algo que la lastimara y sobre todo el día de su honomástico. Te desconectas y te sueltas llorando a mares.

Ahora seguro que ella está más molesta y tú más deprimida. ¡Qué día! Lo bueno es que ya terminó.

viernes, 17 de abril de 2009

La Duda


¡¡¡Buena película y buen titulo!!!, ¡¡¡en verdad te deja con La Duda!!! Y es que al verla Yo dudé, Él dudó, Ellos dudaron, Nosotras dudamos y seguro que ¡¡¡Tú dudaste!!! Así que Ustedes dudaron.
Tan dudé de lo que entendí yo y de lo que entendió mi acompañante que fui a verla dos veces a ver si deducía lo mismo que la primera vez o si le daba la razón a mi acompañante. No les voy a decir que pasó pues quiero dejarlos con la duda (jajaja).
Definitivamente una muy buena historia con muy buenos actores situada en la época de los 60 que plantea uno de los problemas más graves dentro de la Iglesia.
Meryl Streep sensacional en el papel de una monja totalmente cerrada y “ruda” pues es quién maneja la escuela en un mundo todavía liderado por hombres (más en ese ámbito) y Philip Seymour Hoffman en el papel del sacerdote que es atacado por Meryl. ¡¡¡Esplendidos los dos!!!
Esto sí, sin duda, 5 palomitas.

Messenger


Viajar en transporte público o simplemente caminar por las calles de la gran ciudad pueden ser una experiencia urbana muy enriquecedora e, incluso, pueden llevarte a reflexiones un poco inesperadas por lo que ves a tu alrededor.

Estando en el Metrobus escuché a una pareja de adolecentes que discutían. La verdad no presté atención al tema de la discusión pero llamó mi atención el final de la conversación:

Ella: ¿No me vas a decir?
Él: Sí, sí te voy a decir. Pero te lo digo al rato.
Ella: ¿Por qué al rato?, ¿al rato cuando?
Él: Al rato que llegue a mi casa. Te lo digo por messenger.

¡Osea!, ¡¿como?!, ¡que alguien me explique!. En general uno dice: "si te voy a decir, pero por teléfono no" (o, en su defecto, por messenger no); estaban frente a frente, ¡caray! y este chico se estaba escudando detrás de una computadora. ¿Qué clase de herramienta es el messenger? Jamás había pensado que fuera una para cobardes que no quieren decir las cosas de frente, gente que no tiene la suficiente responsabilidad para asumir lo que dice frente a frente. ¡La verdad es que me asustó pensar todos los tipos de usos que éste puede tener!, pero supongo que a final de cuentas es como un cuchillo cebollero, habemos quienes lo usamos para cortar ajos, tomates y perejil y hay quienes lo usan como arma para asaltar.

En fin, cada quien lo usa como quiere y supongo que día a día se van descubriendo nuevos usos para las cosas (como quien usa el cuchillo cebollero para abrir una lata sin importar que le jode el filo, la punta y lo enchueca).

Gran Torino



Gran Torino, ¡Gran película!, me encantó la historia, la actuación de Clint Eastwood y la de Ahney Her, pero la actuación del chavito la verdad es que dejó bastante que desear, parece como si todos se hubieran esforzado en dar lo mejor de sí en la filmación y él simplemente salió.

Muy bien planteados los conflictos y caracteres de los personajes y el final es, simplemente, ¡estupendo!, la verdad no me lo esperaba, me agarró por sorpresa y me encantó.

Mi calificación es 5 palomitas.

Mmmm, ¿por qué no?



Últimamente he estado leyendo los blogs de mis amigas, y la verdad ¡me encanta!. Puedo estar horas y horas leyendo lo que escriben, y es que hay de todos los temas. Eso me ha llevado a pensar que hay veces en que la escritora que llevo dentro quiere salir de alguna manera, además de que hay ocasiones en que te pasan cosas en el día que quisieras compartir con alguien, llegas a casa y... ¡nada! no hay como sacar eso que traes.
Creo que esta es una buena forma, un gran escape de salida de muchos pensamientos y sentimientos que no debemos guardar así que...¿por qué no?